Los rebecos en la Península Ibérica

Los rebecos son unos bóvidos muy parecidos a la cabra montés, la cual tenemos más familiarizada. En este artículo conoceremos las principales características de este ungulado de las altas cumbres ibéricas, el hábitat que ocupa y cuales son las regiones donde podemos encontrarlo.

Principales características del rebeco

Como ya hemos comentando anteriormente es un bóvido similar a la cabra montés pero más pequeño y con un porte más esbelto. La característica más diferencial del rebeco son sus cuernos de pequeño tamaño en forma de gancho.

Su pelaje es de color claro desde tonos rojizos a marrones pardos, excepto el antifaz que cruza su rostro, una banda dorsal y las patas de tonos más oscuros.

El rebeco no presenta un dimorfismo sexual tan claro como en otros ungulados. Los machos son algo mayores que las hembras. Ambos sexos presentan cuernos, siendo los de los machos más gruesos y cerrados, acentuando esa forma de gancho tan característica.

En la Península Ibérica existen dos subespecies: la cantábrica y la pirenaica, este tema lo abordaremos más adelante.

El hábitat predilecto del rebeco se ubica en el piso subalpino, zona de transición entre los bosques de gran altitud y la alta montaña. El rebeco busca zonas de pasto herbáceo a gran altitud donde se alimenta, una orografía con pendientes muy acusadas y lejos de zonas antropizadas. En verano asciende hasta las altas cumbres mientras que en invierno se refugia en el límite superior del bosque.

Los rebecos son gregarios. En la época de celo, a mediados de otoño, los machos establecen harenes de hembras que defienden frente a otros machos.

Los rebecos carecen de grandes depredadores en la Península Ibérica que pongan en jaque sus poblaciones, aunque se ha observado que sobre él depredan el águila real, el zorro, el lobo y el oso pardo.

El rebeco es una especie cinegética y por tanto no se encuentra incluido en el Catálogo Español de Especies Amenazadas

Rebeco adulto. Se pueden observar sus característicos cuernos en forma de gancho y las variaciones en el pelaje

¿Qué diferencias hay entre rebeco y sarrio?

Unos párrafos atrás comentábamos que exiten dos subespecies de rebeco en la Península Ibérica, estas dos subespecies son: el rebeco cantábrico (Rupicapra pyrenaica parva) y el sarrio o rebeco pirenaico (Rupicapra pyrenaica pyrenaica).

El rebeco cantábrico se caracteriza por ser más pequeño que el sarrio o rebeco pirenaico y tener un pelaje más rojizo en la época estival y más grisáceo en el invierno. Además, el dimorfismo sexual es más acusado en el rebeco cantábrico que en el sarrio.

La distribución de ambas especies, obviamente, también varía. El rebeco cantábrico se distribuye por la Cordillera Cantábrica abarcando territorios en las comunidades autónomas de Asturias, Cantabria y el norte de Castilla y León (León y Palencia). Por otro lado, el sarrio hace de los Pirineos su bastión, llegando a extenderse hasta el Valle del Roncal en Navarra.

Rebecos cantábricos sobre unas rocas con una montaña nevada al fondo
Hembra de rebeco cantábrico junto a sus dos crías en las montañas de la Cordillera Cantábrica

Deja un comentario