Los murciélagos como alternativa a los pesticidas


¿Son los murciélagos una alternativa real y ecológica a los pesticidas? ¿Es posible contener a las poblaciones de insectos mediante el »uso» de estos pequeños y peculiares mamíferos? Veamos.

En la Península Ibérica se contabilizan hasta 35 especies diferentes de murciélagos, estas especies generalmente son insectívoras y de hábitos nocturnos y crepusculares. Del mismo modo, la actividad de los insectos se intensifica durante la noche desplazándose y alimentándose en las zonas de cultivo, esto los convierte en presas potenciales para los murciélagos.

En los últimos años la conversión de ecosistemas naturales a agroecosistemas se ha incrementado en gran medida debido al crecimiento tan acelerado de la sociedad actual, la cual precisa cada vez más de infinitas hectáreas para la explotación agraria. Esta situación podría haber beneficiado a los murciélagos insectívoros debido al incremento en el número de insectos fitófagos que habitan las cultivos. Por ello, el murciélago juega un papel crucial en el control de las poblaciones de insectos.

El control biológico consiste en un método de control natural por parte de una especie que resulta beneficiosa al controlar a la especie perjudicial. La utilización de murciélagos como controladores naturales de plagas podría reducir el uso de pesticidas y reducir así las consecuencias que estos conllevan. Según algunos estudios en años atrás, han determinado que, en aquellas zonas de cultivo donde las poblaciones de murciélagos estaban mermadas, las de insectos se han visto incrementadas exponencialmente, ya que un reducido grupo de murciélagos (varía según la especie, edad, etc…) puede llegar a consumir 1.000 insectos al día, lo que deja claro el importante papel que juegan estos pequeños mamíferos en los agroecosistemas. Además, estos días atrás, programas de televisión se han hecho eco de estar importante interrelación entre agricultores, insectos y murciélagos.

Además del claro beneficio como controlador de plagas por parte de los murciélagos. También presentan beneficios económicos y sociales: El guano (excremento de murciélago) puede ser empleado como un ideal abono natural que no supone ningún coste, además del ahorro en pesticidas que supone la sólo presencia de estos animales. Y por último se reduce la mala fama que caracteriza a estos animales en nuestra sociedad, viéndolos ahora como unos perfectos aliados para los agricultores.

En España, en zonas como el Delta del Ebro, caracterizada por su alta densidad de cultivos, se ha incrementado el uso de estos animales como controlador biológico, proporcionándoles a los murciélagos rincones para la cría y desarrollo dentro de los propios cultivos.

Deja un comentario