Diferencias entre ciervo, corzo y gamo

En la Península Ibérica habitan una gran variedad de herbívoros ungulados entre los que destacan los ciervos, los corzos y los gamos junto a otras especies muy abundantes como la cabra montés, los jabalíes o los muflones.

Estas tres especies son algunas de las más conocidas y extendidas por la península. Es habitual tener encuentros con estos animales en los montes que resultan siempre emocionante debido su belleza y el agrado que despiertan entre los amantes de la naturaleza y los animales. Sin embargo, en muchas ocasiones resulta difícil diferenciarlos debido a una morfología similar a simple vista, sobre todo si no tenemos experiencia en cuanto a la identificación de animales silvestres.

En este artículo te proporcionamos algunos trucos y características fundamentales de cada especie para que puedas distinguir entre ciervo, corzo y gamo fácilmente.

Características principales del ciervo

El ciervo ibérico (Cervus elaphus) presenta un color marrón uniforme por todo el cuerpo, excepto en la zona ventral y el escudo anal (trasero) que presenta una coloración más clara. Además, los cervatillos presentan puntos de coloración clara distribuidos por su cuerpo en los primeros meses de vida.

Los adultos presentan un dimorfismo sexual muy característico debido a las cuernas oseas que desarrollan los machos y que renuevan todos los años, además de su gran tamaño. Las hembras carecen de cuernas. Los machos emplean estas cuernas en las luchas que protagonizan entre ellos en la época de celo (la famosa «berrea«).

Las cuernas normalmente están compuestas por los siguientes tipos de puntas: dos pares de luchaderas, un par de puntas centrales, y un número variable de puntas en la parte superior llamada corona.

El ciervo esta ampliamente distribuido por toda la Península Ibérica, y su hábitat principal se encuentra en zonas de transición entre superficies de bosque y matorral mediterráneo con praderas abiertas donde predominen las herbáceas. Estos animales presentan una mayor actividad a la salida y en la puesta del sol cuando aprovecha para alimentarse de herbáceas o arbustos.

El ciervo es una especie cinegética emblemática en España, a pesar de ello, sus poblaciones gozan de buena salud y no se encuentra amenazada (Preocupación menor en el Catálogo Español de Especies Amenazadas).

ciervos rojos en una pradera

Características principales del corzo

Los corzos (Capreolus capreolus) destacan por sus grandes orejas y buenos sentidos de la vista y el olfato. Su pelaje oscila entre marrón y gris oscuros dependiendo de la época del año. En la parte trasera presenta un gran escudo de coloración blanca que destaca respecto a la coloración oscura en el resto del cuerpo sobre todo en los individuos jóvenes. Las crías al igual que en el ciervo, presentan un moteado blanco en la zona dorsal que se pierde a los pocos meses.

El dimorfismo sexual se puede observar atendiendo al tamaño, ya que los machos son algo mayores que las hembras. Y, por la cuerna, presente únicamente en los machos.

La cuerna, como en el caso de los ciervos y otros cérvidos, es una formación ósea que crece en la parte superior del cráneo. Presente únicamente en los machos, se caracteriza por su pequeño tamaño al no superar los 25 cm de longitud; a la rama central hay que sumarle una punta que crece hacia adelante y arriba ubicada en la mitad inferior, y otra trasera que se proyecta hacia la parte posterior de su cabeza y situada en la tercio superior del asta central.

La cuerna en los corzos presenta enormes variaciones de unos individuos a otros, lo que permite identificar individuos de una misma población con relativa facilidad.

El hábitat del corzo se caracteriza por zonas boscosas o de matorral denso con porcentajes de humedad importantes. Sin embargo, también se encuentra en zonas más áridas de la península aunque con menor abundancia. Su alimentación se basa en hojas tiernas y frutos de árboles y arbustos.

Su estado de conservación es bueno y no se trata de una especie amenazada en España.

corzo frente a un bosque verde

Características principales de gamo

El gamo (Dama dama) es un ungulado de menor tamaño que el ciervo. Presenta un pelaje de color marrón claro rojizo con un moteado de manchas blancas muy destacable que se van agrandando hasta formar una banda blanca en las zonas ventrales. El moteado es muy característico de esta especie ya que permanece en los individuos también en estado adulto. Sin embargo, estas manchas desaparecen en el invierno a la vez que se oscurece el pelaje.

Al igual que otros cérvidos como el ciervo y el corzo el dimorfismo sexual es muy acentuado ya que solo los machos desarrollan las cuernas.

Las cuernas están inclinadas hacia atrás, presentan tres candiles y una ancha palma que se rasga en varias puntas, muy característica en los individuos adultos de esta especie. Las cuernas planas del gamo son únicas en la Península Ibérica.

El hábitat del gamo es muy variado aunque en la Península Ibérica predomina en las praderas con abundancia de herbáceas donde se alimenta y en los bordes de los bosques donde encuentra refugio.

El estado de conservación de los gamos goza de buena salud siendo abundante en España

gamo tumbado sobre la hierba

Como diferenciar entre ciervo, corzo y gamo

Una vez vistas las características principales de cada especie disponemos de una idea general de como es cada especie. A continuación, exponemos las claves para aclarar principales diferencias existentes entre los ciervos, los corzos y los gamos que nos permitirán una rápida y sencilla identificación de individuos de las tres especies.

El tamaño

El primer aspecto en el que debemos de fijarnos es en el tamaño. El mayor de los tres es el ciervo, seguido del gamo y por último el corzo. El ciervo ibérico es el mayor de los ungulados, sobre todo los machos adultos con respecto a las hembras e individuos de las otras dos especies.

La cuerna

Fijarse en la cuerna es una manera muy rápida de diferenciar entre las tres especies (en el caso de los machos). En el ciervo la cuerna es de gran tamaño y se compone de dos pares de luchaderas, un par de puntas centrales, y un número variable de puntas en la parte superior llamada corona. Todas las puntas presentan forma cilíndrica.

Por el contrario las cuernas del corzo son mucho más pequeñas ya que apenas sobresalen por encima de sus grandes orejas. Se caracterizan por su crecimiento vertical a diferencia de las cuernas de ciervos que tienden a inclinarse ligeramente hacia atrás y la inclinación hacia atrás más acentuada aún en los gamos.

La cuerna del gamo se diferencia fácilmente por una ancha palma que se rasga en varias puntas, muy característica en los individuos adultos de esta especie. Las cuernas planas del gamo son únicas en la Península Ibérica.

cuerna del ciervo
cuerna del gamo
cuerna del corzo

El pelaje

El pelaje del ciervo es de un color marrón uniforme, excepto en la zona ventral y el escudo anal (trasero) que presenta una coloración más clara. Además, los cervatillos presentan puntos de coloración clara distribuidos por su cuerpo en los primeros meses de vida.

Por otro lado, el pelaje del corzo oscila entre marrón y gris oscuros variando según la época. En la parte trasera presenta un gran escudo de coloración blanca que destaca en gran medida. Este escudo y su contraste es mucho más acentuado en el corzo que otros cérvidos.

parte trasera del ciervo
parte trasera del corzo
parte trasera del gamo

Por último el gamo presenta un pelaje de color marrón rojizo mucho más claro que en ciervos y corzos con un moteado de manchas blancas muy destacable que se van agrandando hasta formar una banda blanca en las zonas ventrales. Este moteado presente en gamos adultos no lo encontramos ni en ciervos ni corzos adultos.

También es destacable en los gamos su escudo trasero y su cola donde el pelaje intercala el blanco con el negro.

5 comentarios en «Diferencias entre ciervo, corzo y gamo»

Deja un comentario